Carné de identidad de un poeta / Por Arturo Corcuera
Ago21

Carné de identidad de un poeta / Por Arturo Corcuera

  El poeta Arturo Corcuera se nos adelantó para viajar a la eternidad. Hoy, 21 de agosto, partió de este lugar de paso que es el planeta Tierra. El autor de 81 años nació en Trujillo, el 30 de setiembre de 1935. Corcuera es autor de obras como Noé delirante (1963), del cual se han publicado once ediciones; Primavera triunfante (1964), Las Sirenas y las Estaciones (1976), Poesía de clase (1968), Los amantes (1978), Parajuegos (2002) y (2006), por el que fue reconocido con el Premio Casa de la Américas, entre otros. Para conocerlo un poco más, él mismo redactó y leyó este Carné de identidad, un texto que presentó Casa América de España, en junio de 2016.   Carné de identidad de un poeta Biografía mínima y arte poética de Arturo Corcuera   Me preguntan a menuda qué hacer con la Literatura, y yo prefiero reflexionar sobre el quehacer de la Literatura. Este duro compromiso que asume el escritor, y que tiene mucho de placer y de tortura, de adicción por la belleza. “Ese vicio de las formas”, en el decir del poeta peruano César Moro. El arte creador nos procura deleite, pero al mismo tiempo nos demanda un trabajo de los mil demonios. La mayoría de escritores confiesa su temor frente a la página en blanco, quizás el mismo temblor que sentimos al acercarnos al cuerpo inédito de una mujer desnuda. Desfallecemos después del amor cumplido, como después de la apasionante faena de escribir. Siento que me arde la cabeza, vocifereaba Balzace, en tanto caía rendido sobre un torso de páginas. Cuántos almohadones habrá desvencijado. Escribir es hacer el amor, implica entrega y fatiga, gozo y oficio. “Es difícil hacer el amor pero se aprende”, concluye un conocido verso del poeta Antonio Cisneros. No siempre en la intimidad nos vanagloriamos del resultado; nos deja a veces un sabor a insatisfacción y frustración en los labios. En la poesía, como sabemos, hay dos momentos bien marcados: el del éxtasis, inspiración o iluminación -que constituye el instante mismo del alumbramiento; la llega del ángel o del duende, según Garcío Lorca-; y del trabajo en frío, arduo proceso de releer, corregir y cortar, añadir, borrar o consultar, y hasta desesperar de un excitante confrontación de las palabras. Faulkner sostenía que todo era cuestión de tener buenas posaderas. Recordemos a Octavio Paz, exclamando casi suplicante: “¡Chillen putas!”. Esta es una buena ocasión para hablarles de mi quehacer en la Literatura. No es fácil hablar de uno mismo, sin embago en un viaje rápido por mi poesía y mi vida, intentaré descubrirles mis sueños callados, mis relaciones amorosas de felicidad y desdicha...

Read More
Conoce al “ladrón ilustrado”, el joven que robó más 300 libros solo para leerlos
Ago19

Conoce al “ladrón ilustrado”, el joven que robó más 300 libros solo para leerlos

El pasado 28 de julio, diferentes medios internacionales publicaron la historia de un joven ladrón que era el terror de las bibliotecas públicas. Se trata de Flavio Fernando de Oliveira, un devorador de libros que fue arrestado por sustraer 384 libros con el único fin de leerlos. Sucedió en Itápolis, un distrito de Sao Paulo (Brasil), que era más conocido por ser el mayor productor de naranja a nivel mundial. El suceso se inició cuando la biblioteca de Itápolis reportó el robo sistemático de varios libros. Por las autoridades del recinto pusieron cámaras para detectar y denunciar a los delincuentes, pero para su sorpresa solo se trataba de un joven de 18 años, quien hacía lo mismo en otras bibliotecas. Flavio pedía prestado un par de libros, pero escondía otros más en su mochila y repitió la escena en varias ocasiones. Cuando lo detuvieron y lo llevaron a la comisaría local, el joven confesó su delito y que los libros sustraídos estaban en su casa, un predio ubicado en la periferia de Itápolis. Cuando ingresaron a su habitación, hallaron varios libros apilados, de distintos géneros. Todos ellos provenían de las cinco bibliotecas de la ciudad. Cuando le preguntaron a Favio por qué robó los ejemplares, respondió: “Sobre todo, los leía”. Los ejemplares, según las autoridades, estaban en buen estado. Algunos de seguro ya habían sido leídos y otros esperaban con ansias ser devorados por el joven brasileño. Los familiares de Favio estaban sorprendidos porque él les dijo que los libros eran prestados o regalados. Además, comentaron que el joven “desde pequeño, pasaba horas encerrado en su cuarto pasando páginas”. “Yo siempre le veo leyendo. Es mejor que estar todo el día en la calle, haciendo Dios sabe qué”, dijo su hermana. La pasión por la lectura, había crecido desde que Favio había terminado el instituto y esperaba estudiar Psicología, pero como no tenía esa oportunidad, tampoco un trabajo. Por ello, con el tiempo de sobra empezó a frecuentar las bibliotecas. “Me los llevaba para leerlos y pensaba devolverlos luego, pero acabé dejándolos en casa”, dijo Favio, según informó El País. Cuando le preguntaron por qué no los devolvió, respondió: “Lo siento, no me encuentro muy bien. Hay mucha gente llamando, haciendo bromas, diciendo cosas. La situación se ha vuelto desagradable”. La Policía de Itápolis aseguró que realizarán una investigación y delegarán a las autoridades de justicia el caso de Favio. Mientras tanto, los libros ya fueron devueltos a las bibliotecas. Sin embargo, no todo acabó mal. A los pocos días de conocerse el caso, la hermana de Favio llamó a una radio local para expresar una nueva preocupación ligada...

Read More
Cinco ‘discursos’ de películas que pueden ayudarte a repensar tu modo de ver la vida
Jul03

Cinco ‘discursos’ de películas que pueden ayudarte a repensar tu modo de ver la vida

Casi todos (casi, porque siempre existen personas extraordinarias o simplemente poseras) no solo hemos disfrutado de una buena película, sino también hemos dejado que esta influya en nuestro modo de pensar o actuar, aunque no siempre ha sido una buena influencia, felizmente. Dentro de este grupo de películas que nos cambian la vida, existen escenas particulares que se instalan en nuestro subconsciente por mucho tiempo y forman parte de nuestro club de buenos recuerdos e incluso de nuestro grupo de argumentos que luego alimentamos y fortalecemos con teoría a través de lecturas o experiencias vivas. Bueno, en el cine existen discursos que nos atrapan, nos convencen y se inyectan fuertemente en nuestro modo de pensar. Por ello, para que tu cabeza no solo se alimente con mensajes “positivos”, te dejamos estos discursos y diálogos que te pueden ayudar a ver la vida de otra manera. No hablaremos mucho del argumento de las películas por dos motivos: porque deseamos saber si te interesa una película por el extracto que ahora compartimos, y porque no tenemos mucho tiempo ni ganas de contarte nada. Empezamos: 1. “Somos la mierda cantante y danzante del mundo” Club de la Pelea (1999). Director: David Fincher “La publicidad nos hace desear coches y ropas, tenemos empleos que odiamos para comprar mierda que no necesitamos. Somos los hijos malditos de la historia, desarraigados y sin objetivos. No hemos sufrido una gran guerra, ni una depresión. Nuestra guerra es la guerra espiritual, nuestra gran depresión es nuestra vida. Crecimos con la televisión que nos hizo creer que algún día seriamos millonarios, dioses del cine o estrellas del rock, pero no lo seremos y poco a poco nos hemos dado cuenta y estamos, muy, muy cabreados. No somos nuestro trabajo. No somos nuestra cuenta corriente. No somos el coche que tenemos. No somos el contenido de nuestra cartera. No somos nuestros pantalones… Somos la mierda cantante y danzante del mundo.”   2. “Introduce un poco de anarquía, altera el orden establecido” Batman: El caballero de la noche (2008). Director: Christopher Nolan El Joker le habla a Harvey Dent en el hospital: “¿Realmente te parezco un tipo con un plan? ¿Sabes lo que soy? Soy un perro persiguiendo autos ¡No sabría qué hacer si los alcanzo! Yo solo… hago… cosas. La mafia tiene planes, la policía tiene planes, Gordon tiene planes. ¿Sabes? Son planeadores, planeadores tratando de controlar sus pequeños mundos. Yo no soy un planeador, yo trato de mostrarle a los planeadores lo patéticos que son en realidad sus intentos de controlar la forma en la que las cosas son. Así que cuando digo que lo tuyo y tu...

Read More
Youtube: Diez películas que no serían igual de buenas sin su extraordinario soundtrack 
Jun03

Youtube: Diez películas que no serían igual de buenas sin su extraordinario soundtrack 

Después de ver una película, además de apreciar la historia y las buenas actuaciones, disfrutamos de algunos componentes importantes como la fotografía, la música, los efectos de sonido, la escenografía, entre otros. Pero a veces, uno de estos resalta más que el otro, convirtiéndose en el elemento esencial de la película, digamos, en un “personaje” más. A continuación, repasamos diez excelentes soundtracks que acompañaron a diez películas inolvidables: La leyenda de 1900 Dirigida por Giuseppe Tornatore y musicalizada por Ennio Morricone. Además de regalarnos a Cinema Paradiso, esta dupla también nos obsequia esta obra magistral que narra la vida de un pianista autodidáctico que vive en un crucero. La película resalta por sus escenas casi surreales, nostalgia y, por supuesto, de buena música. Una de las canciones más sobresalientes es esta, cuando el protagonista se enamora a primera vista de una bella muchacha: Aquí el soundtrack completo: https://www.youtube.com/watch?v=h4jLY_d2Iyg&list=PL69329B8A15857EEF   Amelie Amelie, del director Jean-Pierre Jeunet, es una mujer especial. Es curiosa, solitaria, antisocial, neurótica, tiene manías raras pero también un buen sentido del humor, además posee un corazón como el de una ballena. Su vida cambia cuando decide hacer feliz a todo el mundo, haciendo el bien y vengando a las personas indefensas. Su travesía de heroína, es acompañada por acordeones y violines que interpretan las canciones compuestas por Yann Tiersen. Aquí el soundtrack de una francesa “desquiciada”:   Trainspotting Droga, sexo, delincuencia, traiciones, fútbol, juventud y buena música. ¿Para qué más? Esta película lo tiene todo. Fue estrenada hace 21 años y marcó un hito en el cine mundial (es considerada una película de culto). Su director Danny Boyle –sí, el mismo de Quién quiere ser millonario– se atrevió a combinar a Iggy Pop, New Order, Lou Reed, Pulp y otras estrellas para que brillen en esta gran película. A disfrutar de su soundtrack, así de corrido:   Kill Bill Vol. 1 Harta sangre, peleas, buenos diálogos, excelente fotografía y, por supuesto, la infaltable música. Así son casi todas las películas de Quentin Tarantino, pero esta en particular destaca por su soundtrack. Nancy Sinatra y su “Bang bang” inauguran esta cinta que va secundada por el inolvidable silbido de Bernard Herrmann y su “Twisted Nerve”. Además está el ya célebre “Battle Without Honor or Humanity” de Tomoyasu Hotei (usado en miles de reportajes periodísticos), y no podían faltar las canciones de The 5.6.7.8’s, entre ellas su clásico “Woo Hoo”. A ver vamos a ver si es cierto tanta belleza:   Amores perros Control Machete, Nacha Pop, Celia Cruz, Café Tacvba, entre otros, adornan una de las mejores películas de habla hispana. Amores perros es una película que nadie debería...

Read More
¿Cuál es la enfermedad nacional que envenena la vida de los peruanos según Mario Vargas Llosa?
May01

¿Cuál es la enfermedad nacional que envenena la vida de los peruanos según Mario Vargas Llosa?

En El pez en el agua, autobiografía de Mario Vargas Llosa, publicada en 1993, el escritor peruano narra importantes pasajes de su vida, como su niñez (resalta la dura relación que tuvo con su padre), juventud, vida universitaria, actividad literaria y la conocida trayectoria política que lo llevó a postular a la presidencia del Perú en 1990, cuando perdió en segunda vuelta contra Alberto Fujimori. Entre diversas anécdotas del libro, el novelista no solo narra sucesos sino también opina –como también lo hace en diversos artículos y ensayos– sobre la idiosincrasia peruana, la política, el poder, la Literatura, entre otros temas. En las primeras páginas de El pez en el agua, por ejemplo, Vargas Llosa cuenta la relación conflictiva entre sus padres (Ernesto y Dorita), quienes se separaron a los pocos años de iniciar una relación que terminó con la “huida” de este. Según la familia de Dorita, la ruptura fue debido al mal carácter de Ernesto y sus celos enfermizos, sin embargo el escritor aclara en el libro que se trató de un problema más profundo, de una “enfermedad nacional que envenena la vida de los peruanos: el resentimiento y los complejos sociales”. Leamos este extracto: “Pero la verdadera razón del fracaso matrimonial no fueron los celos, ni el mal carácter de mi padre, sino la enfermedad nacional por antonomasia, aquella que infesta todos los estratos y familias del país y en todos deja un relente que envenena la vida de los peruanos: el resentimiento y los complejos sociales. Porque Ernesto J. Vargas, pese a su blanca piel, sus ojos claros y su apuesta figura, pertenecía —o sintió siempre que pertenecía, lo que es lo mismo— a una familia socialmente inferior a la de su mujer. Las aventuras, desventuras y diabluras de mi abuelo Marcelino habían ido empobreciendo y rebajando a la familia Vargas hasta el ambiguo margen donde los burgueses empiezan a confundirse con eso que los que están más arriba llaman el pueblo, y en el que los peruanos que se creen blancos empiezan a sentirse cholos, es decir, mestizos, es decir, pobres y despreciados. En la variopinta sociedad peruana, y acaso en todas las que tienen muchas razas y astronómicas desigualdades, blanco y cholo son términos que quieren decir más cosas que raza o etnia: ellos sitúan a la persona social y económicamente, y estos factores son muchas veces los determinantes de la clasificación. Ésta es flexible y cambiante, supeditada a las circunstancias y a los vaivenes de los destinos particulares. Siempre se es blanco o cholo de alguien, porque siempre se está mejor o peor situado que otros, o se es más o menos pobre...

Read More
Ocho bares del centro de Lima que debes visitar antes de que los clausuren
Nov29

Ocho bares del centro de Lima que debes visitar antes de que los clausuren

Ya que ayer estuvimos otra vez por el centro de Lima, nos acordamos de que hay mucha gente en la capital que todavía teme embriagarse por los alrededores de la Plaza San Martín. Piensan que les robarán un riñón o tendrán un embarazo no deseado apenas pisen el centro, pero no, hace tiempo que dejó de ser el lugar preferido de pirañas y coches bomba. Por eso, te recomendamos dejar por una vez los bares de Barranco o Miraflores para que te des un saltito por aquí. Si aún tienes miedo, puedes ir vestido como Indiana Jones y emprender este safari que hará sufrir de preocupación a tus viejos que te han prohibido cruzar la Javier Prado. Si al final logras ir a estos lugares, te recomendaremos otros bares cruzando el río Rímac, luego otros por la avenida Habich y así, hasta pasar por El Huaralino y llegar a Puente Piedra. Poco a poco, poco a poco serán nuestros… Bueno, en la próxima entrega escribiremos sobre los bares que ya no están con nosotros. ¡No vayan! 1. Bar Bodega Queirolo Si te gustan los bares con pinta antigua, con esos tradicionales andamios, mesas de madera y que además funcione en una vieja casona, pues el Bar Bodega Queirolo te gustará. Es un bar tradicional ubicado entre los jirones Quilca y Camaná, a una cuadra de la Plaza San Martín. Allí podrás encontrar diferentes tragos, pero la estrella es la res y la media res. Para los que no saben lo que es la describimos. Una res consiste en: una botella de pisco, una botella de Gingerale, limón, jarabe de goma, amargo de angostura y hielo. Los clientes se sirven a su gusto. Aquí también puedes hallar comida. Son clásicos el escabeche, el cau cau, el arroz con pollo y la patita con maní. Además existen varios piqueos que puedes disfrutar en mancha. Si vas un viernes o un sábado en la noche te codearás con escritores, políticos, artistas en general. Es el bar favorito de muchos periodistas y literatos. Por aquí han pasado grandes escritores que aún lo frecuentan como Oswaldo Reynoso, la agrupación Hora Zero, entre otros nuevos escritores que llegan de universidades como San Marcos o Federico Villarreal. Al fondo incluso está el Salón Hora Zero. Date una vuelta y nos cuentas. 2. Bar don Lucho También conocido como ‘La rockola’ o ‘Bar de Ciro’. Es la alternativa al Queirolo. Está casi al frente, en el mismo jirón Quilca. También es una casona vieja. La ventaja que tiene sobre el primer bar, es que aquí se puede hallar una vieja rockola que toca dos canciones con solo...

Read More