101 cosas que debes hacer en Lima antes de morir*

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Lima no solo es Barranco, Mistura, el Bar Juanito, Berlín o Asia. Lima también es Mesa Redonda, el jirón Quilca o el cerro San Cristóbal. Si bien los lugares “lindis” son conocidos por todos (aunque sea por afuerita), existen otros que debes conocer también sí o sí para que le puedas contar algo a tus nietos, o contar algo mientras haces cola para cobrar tu AFP a los 85 años. Por eso, te pedimos no morirte sin antes hacer estas cien 101 recomendaciones. Algunas, por si acaso, te pueden llevar a la cárcel, pero vale la pena:

1. Comprar tus adornos para Año Nuevo, Navidad o Halloween en Mesa Redonda.
2. Ir a vender tu celular que no usas en Las Malvinas.
3. Comprar las películas más rebuscadas del mundo (y encontrarlas) en el Pasaje 18 de Polvos Azules.
4. Comprar libros viejos en Amazonas.
5. Comer un combinado de tallarín, ceviche y chaifainita en Acho.
6. Comer una butifarra en la alameda Chabuca Granda, con su champú de guanábana y mote.
7. Ir de peregrinaje en Semana Santa al cerro San Cristóbal.
8. Ir al estadio de Matute en un clásico en la tribuna norte o sur.
9. Subirse a la 73A o 73B a medianoche (verás cómo corre, tipo Montaña Rusa).
10. Conocer el mercado de autos robados de San Jacinto y quizás encontrar el tuyo.
11. Ir a comprar antigüedades en La Parada.
12. Entrar a un cine porno del centro: Le París, Tauro, Colmena, Portofino.
13. Emborracharse en el bar Don Lucho (más conocido como bar de Ciro) y poner música de su rockola: 2 canciones por 50 céntimos.
14. Comer anticuchos del “Tío Vísceras” (Caylloma con Quilca) luego de un par de “Margaritos” (Q.E.P.D.).
15. Asistir a un concierto en El Averno (hubiese sido una buena opción).
16. Buscar un 7 colores a espaldas del Congreso de La República.
17. Visitar el Museo de la Santa Inquisición para indignarte por las formas de torturas del catolicismo hortodoxo.
18. Ir al cementerio de Villa María del Triunfo (el segundo más grande del mundo) el 1 de noviembre.
19. Hacer el amor en un hotel del Centro Histórico de Lima.
20. Visitar la iglesia más pequeña de la capital en el jirón Trujillo del Rímac.
21. Ir a un concierto de huayno en El Huaralino, El Guadalupano, El Gran Complejo o La Balanza.
22. Gozar con una yunsa en Puente Piedra.
23. Comprar víveres para la semana en el mercado de Caquetá.
24. Ir de shoping a Gamarra un sábado por la tarde.
25. Comer una raspadilla en la Av. Tacna o en la calle Capón.
26. Comer una papa rellena en la Av. Bolivia y una hamburguesa en la Av. Cañete.
27. Darse una vuelta por las tiendas de música de la plaza Dos de Mayo.
28. Ir a un concierto de Toño Centella, Chacalón Junior o Tony Rosado en San Juan de Lurigancho (procura que sea una de las últimas cosas que hagas).
29. Jugar billar en el sótano de la Av. Wilson (debajo de Pedro Paulet).
30. Comprar programas piratas en Galerías Wilson.
31. Comprar pescado fresco en la tarde, entre los jirones Miró Quesada y Paruro.
32. Subirse al Metropolitano un viernes en hora punta.
33. Tomar leche de tigre en El Verídico de Fidel.
34. Jugar fulbito en la pista.
35. Visitar la casona de Bellas Artes.
36. Asistir a una manifestación de Construcción Civil.
37. Participar en una toma de local de la universidad San Marcos.
38. Intentar ingresar bajo examen ordinario a la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI).
39. Gritar contra el aprismo en un patio de la universidad Federico Villarreal.
40. Bailar Zorba El Griego en el bar Munich.
41. Bailar toda la noche en bares de rock en vivo como Planeta Bar, Vichama o Etnias.
42. Tomarse una res en el salón Hora Zero del Bar Queirolo.
43. Ir al Parque de Las Leyendas en feriado y preguntar por el elefante.
44. Comprar en el mercadito escondido de la calle Capón.
45. Entrar a un bar gay (Vale todo de Miraflores, por ejemplo) y bailar toda la noche.
46. Fumar un cigarro en el Puente de Los Suspiros.
47. Besar a tu novio(a) en la Plaza Francia.
48. Tomar caldo de gallina en el “24 horas” de la Av. Arenales.
49. Tomar una patasca en el Jr. Grau.
50. Ver actuar en vivo a los cómicos ambulantes en la alameda Chabuca Granda.
51. Enamorarse de una limeña(o).
52. Comprar turrón en la Av. Tacna en el mes de octubre.
53. Manifestar contra las corridas de toros en noviembre.
54. Entrar a ver cómo es eso de “A sol la barra” en la Av. Colmena o Quilca.
55. Dictar una carta de amor a los digitadores a máquina de escribir en los alrededores del Poder Judicial.
56. Conocer el jirón Azángaro y dejar que te ofrezcan DNI, Partida de Nacimiento, Partida de Defunción, Carné de Medio Pasaje, entre otros documentos. Todos falsificados.
57. Ver una película en el cine Excelsior.
58. Jugar ajedrez en los alrededores de la Plaza Francia.
59. Alimentar pájaros en la Plaza San Francisco.
60. Dejarse abordar por fletes en la Plaza San Martín.
61. Hablar de amor en el Pabellón Morisco del Parque de Lima.
62. Salir mojadito del Parque de las Aguas.
63. Ir a ver qué hay en el Centro Cultural de España.
64. Tomar un ron con Coca Cola en el Parque Washington.
65. Hacerla de fotógrafo profesional en la Gran Parada Militar.
66. No esperar a Mistura e irte a comer chancho al palo en Zapallal o Huaral.
67. Comer un rico sanguchito de chicharrón donde El Chinito.
68. Bailar salsa en el Kímbara.
69. Conocer el Jr. Renovación, el antiguo famoso prostíbulo de Lima, hoy reducto de delincuentes.
70. Subir a la punta del cerro San Cosme y tomarse un selfie.
71. Darse un baño de realidad en hospitales como el Loayza, Dos de Mayo o Rebagliati.
72. Buscar más libros en Quilca.
73. Conseguir todas las monedas peruanas y extranjeras en el jirón Camaná.
74. Brindar en el bar Zela, ahí donde empieza Conversación en la Catedral, novela de Vargas Llosa.
75. Comer anticuchos en la Plaza Italia.
76. Visitar las catacumbas de la iglesia San Francisco.
77. Visitar la casa de correos de Lima.
78. Conocer el Museo Numismático de Lima.
79. Subirse al “Tren Macho”.
80. Ir a tonear en el bulevar de Los Olivos y Comas.
81. Visitar el parque que se construyó luego del incendio del Banco de la Nación.
82. Conocer por dentro la casona de San Marcos en el Parque Universitario.
83. Viajar al norte o centro del Perú a través de los paraderos de buses de Fiori y Yerbateros, respectivamente.
84. Comer ceviche en el mercado de Magdalena.
85. Ir a un concierto de Daniel F, Los Saicos o Rafo Ráez.
86. Tomarse una torre de cerveza en el Rincón Cervecero o Bar Estadio.
87. Tomar un bus como El Covida hasta el último paradero.
88. Ir en un domingo familiar, en verano, a la playa Agua Dulce.
89. Preguntarle al dueño de un carrito sanguchero si te puede hacer taxi a tu casa.
90. Conocer por dentro un prostíbulo.
91. Visitar los penales de San Juan de Lurigancho y San Jorge.
92. Conocer la casa de Julio Ramón Ribeyro en el jirón Camaná.
93. Recorrer la ruta literaria, pero solo de bares.
94. Conocer el jirón Paruro.
95. Ir a votar en una gran unidad escolar.
96. Comer en el comedor de la Universidad San Marcos.
97. Visitar el Monumento “El ojo que llora”.
98. Hacer un recorrido por las zonas donde Sendero Luminoso y el MRTA realizaron atentados.
99. Recorrer en bicicleta todo el trayecto del Corredor Azul.
100. Conocer el Cristo del Godo Vago en Chorrillos y tomarse un selfie divertido.
101. Invitar un trago al grupo que escribe en esta web.

¿Te animas a agregar una más? ¡Escríbenos!

_______________________
* Este post nace inspirado en este otro post de Lima es Linda: http://limaeslinda.com/2011/04/26/101-cosas-que-hacer-en-lima-antes-de-morir/

Comentarios

comments